martes, 2 de mayo de 2017

HOUSE OF LORDS - Saint Of Lost Souls (2017) - Crítica


House Of Lords - Saint Of Lost Souls
Estados Unidos
Frontiers Music Srl
Editado el 24 de Marzo de 2017
Estilo: Hard Rock

     

Últimamente los trabajos de Hard Rock en toda su diversidad están adquiriendo unos niveles de calidad más que loables y otro ejemplo de profesionalidad proviene de la banda norteamericana HOUSE OF LORDS con una trayectoria más que profesional y muchos años a sus espaldas. James Christian ha reconsiderado muchas situaciones que la banda venía arrastrando desde hace bastante
tiempo en donde la calidad y el gusto por la buena música ha recuperado muchos enteros en este su nuevo álbum "Saint Of Lost Souls" de 2017.

Gran parte de ello se debe a una especie de retorno clásico que en este caso me ha recordado al sonido de la década de los ochenta con composiciones algo más variadas que en su anterior "Indestructible" de 2015. Digamos que este es un álbum en donde se realiza un viaje al pasado pero con un sonido contemporáneo muy bien evaluado y unos criterios musicales más entretenidos que los últimos lanzamientos de la banda. Un sonido abierto con melodías de teclados y vocales, muy bien entreverados y con ese toque personal de House Of Lords, así es como podríamos definir este nuevo trabajo.

Los teclados tienen un protagonismo más específico y su peso se deja sentir a lo largo de la escucha del redondo generando un ambiente muy elocuentes con ese toque comercial que aplican a sus obras, redondeado por melodías vocales y de guitarra que harán las delicias de todos sus seguidores más inmediatos. Con el nuevo bajista Chris Tristam se ha dado a la formación nuevas alas para imprimir un sentir más rítmico aportando a las canciones una mayor presencia de este instrumento.

Los teclados con sus notas de apertura en HARLEQUIN ya dejan entrever esa vuelta al pasado de la que os hablaba líneas más arriba. Tras una sórdida sonrisa los coros intervienen imprimiendo un ritmo muy en la onda del grupo con una gran cadencia. Las estrofas se desenvuelven con un James Christian pletórico y con un preámbulo antes de los estribillos sencillamente magnífico. El solo de guitarra de Jimi Bell es sensacional con ese gusto que me ha recordado a Yngwie J. Malmsteen. Tremendo final con los coros y esa sonrisa del principio. En OCEANS DIVIDE nos sumergimos en un mar de clasicismo absoluto con los teclados y guitarra dominando la situación junto a los coros que entonan el título de la canción. Con un ritmo más relajado tanto a nivel instrumental como vocal sin perder para nada la esencia Hard Rockera, se desarrollan unas estrofas muy acertadas en el plano House Of Lords 100%. El cénit de la composición llega en dos momentos, el primero durante los estribillos y el segundo durante el solo de guitarra con un buen gusto tradicional.

Esa "tradición" no se pierde en HIT THE WALL, una mezcla de balada con elementos del Hard que destaca por sus armonías convirtiendo este pieza en una de las más brillantes del álbum. Llena de melodías y unos coros vocales de fondo aportan a las estrofas un sentimiento muy emotivo que desemboca en unos estribillos fabulosos... otra viaje al pasado. De nuevo teclados para afrontar un halo de misterio en el comienzo de la propia SAINT OF THE LOST SOULS para entrar de lleno en una potente pieza de Hard Rock y una de las mejores que haya oído en los norteamericanos. El imponente ritmo es apoyado por un descomunal James Christian que alcanza un montón de registros vocales que estallan en su plenitud durante los estribillos, los teclados de fondo con buenas melodías de apoyo.

Coros y guitarras melódicas para empezar la balada THE SUN WILL NEVER SET AGAIN, muy clásica en House Of Lords y con ese gusto de los ochenta. La tonalidad vocal durante las estrofas se hace bastante entrañable aunque en los coros se denota un aura algo repetitiva, aún así estamos ante una gran canción. Los teclados comienzan otro tema Hard más acorde a estómagos delicados con NEW DAY BREAKIN puesto que es una composición de fácil asimilación con toques que van en una onda muy comercial. Los teclados continúan aportando esa parte más melódica sobre todo durante los estribillos que gozan de unos estupendos coros.

Recuperamos un poco de potencia en REIGN OF FIRE que por su estructura y entonación vocal me ha recordado en determinados aspectos a los Whitesnake de hace tres décadas. Con una base rítmica mucho más vívida y una cadencia sugerente que se mantiene férrea, el grupo va desgranando su potencial Hard Rock americano por doquier. Los estribillos enganchan a la primera escucha mientras que el solo funciona en un plano más melódico. Regresamos al lado más empalagoso de los norteamericanos en CONCUSSION que de igual modo que la anterior nos trae remembranzas rockeras extraídas de muchas influencias que marcan un antes y un después en House Of Lords en una pieza activa y sugerente.

Entorno algo melancólico el que se nos ofrece en ART OF LETTING GO en una obra evocadora que emociona durante el transcurso de la misma. Bajo un ritmo tranquilo y con una guitarra muy efectiva, el vocalista junto a los coros en el preámbulo de los estribillos varía los tonos con gran efectividad alcanzando varios niveles. El estribillo como tal es sencillo pero muy cautivador. La caña regresa en la poderosa GRAINDS OF SAND con unas imponentes notas de bajista Chris Tristram que machaca la cuerda una y otra vez. Los teclados aportan ese grado de dramatismo y sinfonía que le da a la composición aire fresco siendo más divergente del resto. Una canción que en directo debe sonar espectacular con un tramo en donde redobles de tambor, coros y palmas al unísono se funden en una de las obras más destacables del disco. Hemos de terminar con THE OTHER OPTION que responde a la esencia clásica del Hard Rock que esta vez se desarrolla con mayor celeridad y un entorno de nuevo melódico en una mezcolanza idónea con la parte más rockera de la banda. Los estribillos son apabullantes con un nivel de sencillez muy práctica. Atención al tramo final con coros y todos los instrumentos en un dinamismo abierto y cristalino.

Una vuelta más que esperada tras dos años de sequía y otros tantos en los que a pesar de sacar buenos discos, no terminaban de convencer en su totalidad. Por fortuna para todos HOUSE OF LORDS excava en las profundidades de su sentir más clásico y nos transporta a sus primigenias obras de los ochenta y principios de los noventa.

"Saint Of The Last Souls" es un álbum que llena desde el principio y a pesar de poseer en sus entrañas algún pequeño bajón, la línea general compositiva está mucho más currada y hay más donde elegir. Desde luego que estamos hablando de un redondo mucho más aconsejable que sus dos o tres últimos trabajos y en donde redunda una variedad tanto en los cortes más cañeros como en los melódicos y baladas. Veo a una banda pletórica en todos los aspectos con un destacado James Christian que canta con bastante más garra que en precedentes obras.

Si te va el Hard Rock americano y sientes algo de nostalgia pero a la par con un sonido fresco y contemporáneo, yo que tú no lo dudaba en ningún momento. Este puede ser uno de esos trabajos del 2017 más reseñables que a buen seguro dentro de muchos años contendrá clásicos inolvidables que para nada han de envidiar su primera etapa. Muy bueno.



Listado de Temas:
  1. Harlequin
  2. Oceans Divide
  3. Hit The Wall
  4. Saint Of The Lost Souls
  5. The Sun Will Never Set Again
  6. New Day Breakin’
  7. Reign Of Fire
  8. Concussion
  9. Art Of Letting Go
  10. Grains Of Sand
  11. The Other Option
  12.      
Formación:
James Christian: Vocalista, Guitarra y Teclados - Jimi Bell: Guitarra - B.J. Zampa: Batería - Chris Tristram: Bajo.

Web Oficial:


HOUSE OF LORDS - Harlequin



No hay comentarios: